Materiales y Proceso de Fabricación


Materiales

El bambú es el material principal que utilizamos, se adapta perfectamente a las necesidades que se requieren para realizar cuadros de bicicleta. Entre sus características podemos señalar que es sumamente ecológico y sostenible.Sus propiedades mecánicas y estructurales son inmejorables, es ligero, como ocurre con el carbono, algo esencial para los cuadros de bicicleta en los que se busca el mínimo peso, sobretodo en los destinados a la competición. Es resistente y soporta cargas axiales similares al acero lo que le confiere gran fiabilidad. Pero además tiene un buen margen de flexibilidad que permite la absorción de los impactos que soporta la bicicleta durante la marcha produciendo una sensación agradable de conducción. Por último presenta un aspecto agradable y llamativo. Las cañas tienen una textura suave y un color que puede ser diferente según la variedad, el secado y el calor al que haya sido sometido.

Para las uniones utilizamos fibra de carbono, de vidrio y de cáñamo. Las resinas epóxicas son ecológicas. Buscamos que el impacto ambiental y ecológico sea mínimo



Montaje

El proceso de montaje es lento y meticuloso. Se comienza por la elección de las cañas más apropiadas para cada sección del cuadro, se seleccionan solo aquellas que están en perfecto estado. Se decide la geometría y la talla del cuadro en función del uso y las características personales. Se montan en la bancada los tubos de dirección y del eje pedalier sobre la geometría y talla elegida. Se cortan las cañas de bambú y se realiza un primer pegado. Se encintan con cáñamo, carbono o fibra de vidrio según la preferencia y/o uso que se va a dar al cuadro. Se le aplica al mismo tiempo epoxi ecológico para dar consistencia al encintado. Se deja secar al menos 24 horas y se comprueba el estado de las uniones practicando un segundo o tercer encintado y reforzando las zonas críticas. Tras el primer pegado del triangulo principal añadimos las vainas traseras y las punteras de fijación de la rueda trasera y cambio. Tras varios encintados y pegados nos aseguramos que el cuadro está perfectamente consolidado. Tras esta fase viene un proceso laborioso para lijar las uniones y que estas queden suaves, sin irregularidades y con un acabado y presencia muy bueno.

Cuando el cuadro está completamente terminado se hace una revisión minuciosa para comprobar su estado y apariencia. Solo entonces se procede al lacado con productos ecológicos que le protejan de las condiciones externas. El peso final suele estar por debajo de 1,5kg, las variaciones son pequeñas y tienen que ver con las cañas y la cantidad de fibra utilizada.